935195339-722300111 hola@lombeliqo.es

10 razones para usar un portabebés (ergonómico)

10 razones para usar un portabebés (ergonómico)

¿Cuántas veces habéis escuchado la frase “no cojas tanto a tu bebé, que lo vas a malcriar”? Pues bien, el problema no es que nos lo digan (a menudo las personas tendemos a opinar y juzgar alegremente de temas que no conocemos lo suficiente), el problema es que les hagamos caso y que dejemos en el cochecito a nuestro bebé y nos perdamos (ellos y nosotros) la posibilidad de disfrutar de todos los beneficios de la crianza en brazos.

Los primeros tres o cuatro meses de vida, un bebé necesita la atención y el contacto continuado con el cuidador, no requiere nada del exterior. A partir de entonces, se irá interesando por el entorno y lo irá explorando a medida que desarrolla sus sentidos, pero su “base de operaciones”, el lugar desde el que se sentirá seguro para ir y volver, serán los brazos de su cuidador.

10 razones porteo foto1

  1. El bebé que es llevado cerca de su cuidador se siente seguro y tranquilo.

Su instinto natural (aquel que se encuentra en la parte más primitiva, esencial y subconsciente del cerebro) le comunica que cuando siente la cercanía de su cuidador (por el contacto, el movimiento, el olor, etc.) su vida no corre peligro. Sin embargo, si se siente desamparado y lejos de su cuidador (no olvidemos que medio metro puede significar un abismo para un bebé que no conoce todavía los parámetros de distancia o tiempo), sus sistemas de alarma le comunican que podría estar en peligro (aunque desde el punto de vista del adulto esté, obviamente, totalmente seguro).

Un portabebés ergonómico facilita llevar al bebé cerca con la mayor comodidad.

  1. El contacto facilita la lactancia materna.

La producción de leche materna está directamente relacionada con la prolactina y ésta, a su vez, está relacionada con los niveles de la hormona de la oxitocina que el cuerpo de la madre genera de manera natural. Cuando el contacto físico de la madre y el bebé es continuado (o muy frecuente) los niveles de oxitocina de uno y otro se regulan. Esta hormona es también llamada “la hormona del placer” o “hormona del amor”. Esto significa que, si el bebé se siente bien y su oxitocina aumenta, los niveles de la mamá también (y también de la prolactina). El contacto piel con piel es uno de los mejores remedios para lactancias difíciles.

Existen portabebés con los que además las mamás pueden dar el pecho mientras realizan sus tareas cotidianas.

  1. Facilita la atención inmediata de las necesidades del bebé.

Cuando el bebé empieza a dar señales de que algo le hace sentir mal (hambre, frío, calor, pañal sucio, etc.), se comunica a través de gestos sutiles que, si no son respondidos rápidamente, estallan en el lloro como último recurso para reclamar al cuidador. Si llevamos en brazos a nuestro bebé, nos daremos cuenta enseguida de su malestar y, por lo tanto, lo podremos atender (y entender) antes de que llore.

En un portabebés, la carita del bebé está situada a la distancia de un beso. Esto nos permite observar inmediatamente los primeros síntomas de su malestar. Además, nos permite vigilar que sus vías respiratorias estén siempre despejadas. 

  1. Nos hace sentir unas “súpermamas” y “súperpapas”

La oxitocina no sólo está presente en los bebés y las mamás, sino también en los papás. Niveles altos de “la hormona de la felicidad” nos generan un aumento de nuestra confianza y reduce nuestros miedos. Nos sentimos más capaces en nuestra tarea de cuidadores y conseguimos disfrutar con más confianza de la crianza de nuestro hijo.

El porteo ha dejado de ser exclusivo de las madres. Los papás de hoy en día, también quieren disfrutar de una paternidad implicada y cercana y también quieren sentir el contacto con sus bebés. También muchas abuelas y abuelos se están animando a portear a sus nietos cuando asumen el rol de cuidadores.

  1. Favorece la estimulación temprana de todos los sentidos del bebé.

El bebé que es llevado en brazos es estimulado en todos sus sentidos de manera continuada. El contacto unido al movimiento favorecen la propiocepción (aquella que le permite conocer su propio cuerpo y que le ayudará en el desarrollo de sus movimientos). La comunicación con nuestro bebé es cercana y continua: por un lado, le iremos explicando de manera espontánea todas las cosas interesantes que vamos encontrando por el camino; por otro lado, él irá aprendiendo de nuestro lenguaje y expresiones corporales cuando nos paramos a hablar con otra persona.

Los bebés que van en portabebés mirando hacia adelante reciben los estímulos externos de manera masiva, sin ningún filtro y sin posibilidad de resguardarse en su cuidador. Además no pueden observar las reacciones del adulto ni aprender de él ante determinadas situaciones que les causan interés, pero también sobresalto o estrés. 

10 razones porteo foto2

 

  1. Cuida del desarrollo saludable de las caderas del bebé.

La llamada “postura ranita” es la que asegura un encaje óptimo y saludable de la cabeza del fémur en el hueco de la articulación de la cadera (acetábulo). Consiste en colocar las piernecitas del bebé con una flexión de 100-110º (hacia arriba) y una abducción de 40-45º (hacia afuera), quedando las rodillas a la altura de su ombligo. Esta es la postura es utilizada, por ejemplo, en los tratamientos médicos por displasia o luxación de cadera de algunos bebés (enfermedades que dificultan el desarrollo motriz del niño).

 

Los portabebés que garantizan la “postura ranita” son los ergonómicos, ya que la tela que sostiene el culito del bebé respeta la anchura entre las corvas de sus rodillas, elevándolas ligeramente hasta la altura de su ombligo. A la vez, sostienen su columna vertebral para mantenerla erguida y en forma de C y también sostienen su cabeza cuando lo necesita (bebés hasta los 3 meses o cuando se quedan dormidos). Esta postura únicamente puede conseguirse si el bebé va sentado mirando al cuidador (tanto delante, como detrás como en cadera) 

  1. Cuida de la espalda del cuidador

La comodidad del cuidador que coge al bebé es tan importante como la comodidad del propio bebé. Primero, porque la maternidad y paternidad no deberían comportar sacrificios en la salud de los adultos y segundo, porque si nos duelen la espalda o los brazos al coger a nuestro hijo, simplemente dejaremos de hacerlo. Los portabebés ergonómicos reducen las molestias de coger a los bebés en brazos (dolor de espalda, brazos, cervicales, lumbares…) e, incluso, facilitan que personas con problemas leves de espalda puedan reforzar la musculatura en esa zona si portean habitualmente (aunque es importante la opinión del médico en cada caso concreto)

 

Los portabebés que cuidan de la espalda del adulto son los ergonómicos: porque reparten el peso entre diferentes puntos del cuerpo (hombros, espalda, cintura y/o cadera), porque con el bebé mirando hacia él en “postura ranita”, el peso del bebé se integra en el del adulto, que equilibrará su eje de gravedad para caminar erguido y porque utilizan sistemas de acolchado o telas anchas para un soporte más cómodo del peso; algunos incluso incluyen estribos para que los niños grandes mantengan la “postura ranita”.

 

  1. Disponemos de libertad de movimientos para nuestras actividades diarias…

La vida con un bebé debería ser una vida sin barreras, entre ellas, las de movilidad. El portabebés es la herramienta imprescindible para todas aquellas familias que viven en un piso pequeño, que no tienen ascensor, que viven en un barrio con aceras estrechas, que se desplazan en transporte público o, simplemente, que les gusta salir a tomar un café con los amigos y no hay espacio para aparcar el cochecito.

 

La opción de usar sólo portabebés o cochecito y portabebés es opcional y personal de cada familia, teniendo en cuenta su estilo de vida y sus necesidades logísticas.

 

  1. … Y también una mayor libertad en nuestros viajes y excursiones.

Compartir viajes y excursiones desde los primeros meses de tu hijo es posible y muy recomendable. Que nuestro hijo participa de nuestras aficiones (siempre que no sean actividades de riesgo, claro!) tendrá efectos beneficiosos tanto para el bebé (que se mantendrá cerca de sus cuidadores) como para el adulto (que sentirá que puede compartir con él sus intereses y empezar a transmitir sus valores).

 Los portabebés ergonómicos son una opción cómoda y práctica para las excursiones a la montaña. Son ligeros y cómodos para el bebé y para el adulto y además ocupan muy poco para transportarlo en coche, tren, avión, etc.

       10. Los portabebés están de moda.

Para quien no se haya convencido con los argumentos anteriores… éste es uno más. A las instructoras de porteo nos alegra ver cada día a famosas y famosos porteando a sus bebés, porque sabemos que esto puede dar un impulso a su utilización. Esto sumado a la nueva conciencia de crianza en brazos, nos adentra en una etapa de éxito de los portabebés, que en realidad siempre han sido la manera tradicional de llevar a los bebés, hasta que en el S.XIX aparecieron los primeros cochecitos.

 

Los fabricantes de portabebés ergonómicos investigan continuamente cómo mejorar la calidad de sus productos en salud, comodidad, adaptabilidad y también diseño. Por eso, en el mercado existen modelos para todos los gustos y colores.

 

Las instructoras de porteo podemos ayudarte a escoger vuestro portabebés ideal. 

Fular rígido, fular elástico, semielástico, bandolera, mei-tai, mochila, ligero… 

En L’Ombeliqo te ofrecemos:

Talleres sobre porteo todas las semanas

Una selección de portabebés ergonómicos